lunes, 26 de septiembre de 2016

De Londres a Madrid


Buen comienzo de semana lector/a amigo/a!
Hoy nos estamos yendo de Londres para volver a España y empezar allí otro recorrido.
De todos modos, primero a dejar London desde el aeropuerto de Gatwick. EL Vasco haciendo monerías, mientas sostiene mi equipaje de mano y camperita de abrigo.


Nosotros tomamos un taxi que contratamos la noche anterior por un valor de 70 libras. Es un aeropuerto bastante alejado del centro de Londres , al menos para nosotros. Demoramos más hora y media en llegar. Por supuesto que hay tren para ir, bastante más económico y más veloz. Pero de Londres siempre nos vamos cargados como mulas. Los vestidos más hermosos para mis sobrinas son de esta ciudad maravillosa. La ropa más loca en versión XXl también la consigo en esta ciudad. Y así siguiendo con zapatillas, cosas para la casa, tés, tazas, teteras, cositas para el mundo craft, todo ese universo de lo innecesariamente útil. 


Buscamos nuestro vuelo...destino Madrid!



Mientras esperamos que se anuncie el vuelo, el Vasco asienta sus posaderas y yo me lanzo a por perfumes que acá ya no se consiguen no sé porqué razón. 
Amo locamente los perfumes y en el free shop nos ofrecen ofertas varias que no desaprovechamos, más allá de la disparidad peso argentino - libra inglesa.


Listos...a la puerta del embarque de un Iberia Express.



Llegamos a Madrid felices como perdices. Adoramos esta ciudad española, aunque para ser sinceros, nos hay rincón de este país Ibérico que no adoremos. Nos queda muy mucho por recorrer, pero es de esos países amigables, donde la gastronomía, su gente, sus paisajes, su cotidianidad nos es muy familiar y al que siempre, siempre, siempre volveremos.
Llegamos y nos montamos en el primer taxi que se acerca. Por una disposición municipal hay tarifa plana para que te lleven al centro de Madrid. Así que ya nadie te pasea y por unos 35 euros te llevan al centro de Madrid en no más de 25 minutos.
Una vez más volvemos al hotel que adoramos, el 7 Islas. Aunque es el de siempre, ya no lo es tanto, porque lo han remodelado. Quedó muy canchero, acorde a la zona en la que está. A la puerta del barrio de Chueca y Malasaña, donde se da toda la movida under, lo alternativo, lo gay, el mundo de diseño...un lugar re contra copado!



No fue un lavado de cara...sino un verdadero cambio conceptual. Su decoración es preciosa. las fotos que les voy a mostrar no le hacen verdadera justicia porque están hechas todas con el celu que  no es ninguna Ferrari, pero si confían en mi criterio, les aseguro que vale la pena.











No todas las habitaciones fueron remodeladas.  Nosotros quisimos conocer cómo habían quedado las nuevas y este es el resultado.












Bueno, pero a lo que vinimos. Sólo a pasar una noche, que nuestro plan es dejar las maletas grandes en los lockers cancherísimos del hotel y salir para el norte de España solo con las maletas pequeñas y nuestras mochilitas.


Y sí, ya estamos en ruta hacia  ( primera parada) Cantabria. Destino: Santander. 


El Vasco necesita tener algunas reuniones por allí, luego por Vitoria Gasteiz del País Vasco, y aprovecharemos para conocer Santillana del Mar y Comillas y,  sólo por capricho gastronómico, volver a Pamplona y de allí una pequeña vuelta por el pueblo de la abuela paterna del Vasco, Sumbilla. Y nos siguen quedando Asturias y Galicia por conocer. Pero ya llegará ese día, no me rindo en ese objetivo. Allí iremos tan pronto como podamos.

Vamos en busca del auto que alquilamos en SIXT. Al llegar nos ofrecen un auto mejor del que habíamos reservado y nos respetan el precio del original. Así que bien contentos nos ponemos en camino. Santander...allá vamos!


El miércoles la seguimos! Que estés bien! Abrazo grande y gracias, gracias, gracias, por los mensajitos tan amorosos que de algún modo u otro me hacen llegar. No tienen idea de lo bien lindo que se siente. Abrazo muchachada!

viernes, 23 de septiembre de 2016

Último día en una Londres que no te deja indiferente.

Buen día muchachada linda!!! Aquí en los inicios de la primavera y del otro lado del charco grande (mi favorita...) el otoño.  Que todos aprovechemos los que nos toca!
Antes de compartirles nuestro último día en una Londres de lo más primaveral,  va una fe de erratas, gracias a toda una palabra autorizada en materia de viajes, en especial de Londres,  la indómita viajera blogera del blog Alicia's Own.
Gracias a un post que pronto nos va a compartir sobre el Tower Bridge del que hablamos el otro día,  hizo algunas averiguaciones sobre los polémicos colores de las cadenas del puente en cuestión,  que según los mismos responsables del mantenimiento de semejante icono londinense no tienen que ver en nada con los colores de la bandera del último país derrotado en guerra contra la ingleses.
Así que lamento haber difundido la versión de John, un británico londinense dedicado a ser guía de su ciudad quien nos contó, lo que evidentemente sería una leyenda urbana. Aclarado el asunto...vamos a lo nuestro.

Hoy nos dejamos pasear por barrios como el Soho, Shoreditch y la zona de Covent Garden. Este recorrido un tanto alocado (en términos de distancia estos barrios no están precisamente cerca unos de otros)  no respeta criterio alguno. Que ya nos vamos de Londres y no queremos dejar de caminar y disfrutar por lugares que nos aseguran disfrute al 100%.

Caminamos desde Marylebonne hasta el Soho. No nos podemos ir de Londres sin pasar por una casa de golosinas que le vuelan su alma de niña a la hija del Vasco.

Y caminando por sus callecitas, te encontrás por ejemplo, con este divinor de señora sin prejuicios, libre, desenfadada, una lady!. (Por Dior, no pierdas el detalle de la "patente" de su andador).Chapeau, madame!



La mañana en el Soho es relajada al abrigo de una día que arrancó tibio y luminoso.


No stress!


No puedo dejar de pensar en el tiempo que le debe dedicar este personajón - dicho con todo respeto y hasta admiración- a la producción de su look a diario. Y me parece hermoso. Es una señora muy mayor con un espíritu enormemente lúdico y juvenil. Quizás su zanahoria para encarar otro día sea armarse un lookete distinto cada día. Hermosa mujer de las que corren con los lobos.


Sigamos, que si nos vamos sin las golosinas, Milagritos nos retira el saludo. Aquí,  la famosa Hardys, donde el Vasco va a dejar los pocos pelos que le quedan, para llevarle dulces varios a su peque.




Seriedad ante la cuenta...jaja! Sacando la tarjeta, Vasco!
A ponerse!


Muy cerca de allí el Barrio Chino, pero en este viaje no lo vamos a recorrer. Así que seguimos para Shoreditch.


En este barrio el arte urbano se luce como en ningún otro rincón de Londres.


Las paredes del barrio se embellecen con diseños a todo color.



En este barrio disfrutamos y recorreremos  los containers que albergan todo tipo de tiendas y no nos pasamos por alto ninguna manifestación artística urbana. En otros viajes les había mostrado, las paredes más conocidas.



Pero vamos andando como buenos patitas de perro que somos ( aunque bastante menos atléticos que el morenito que nos pasó por delante )😉.


Vení que te muestro la pasarela de containers reconvertidos en un lugar encantador.


Acá una de las pasarelas  convertida en galería de arte urbano al aire libre.






También espacios para almorzar, merendar o tomarse unos tragos a la noche.


Todo es color ( como la mochi del Vasco).


Visto lo visto... ¿arrancamos para la zona del Covent Garden? Y daaaaale! Hay varias tiendas de visita obligada.


Al bajar del bus, nos sorprende una lluviecita algo jodedora. Pero nosotros no le aflojamos ni abajo del agua, literalmente. 



El Covent Garden en sí, lo que menos me gusta de Londres, no así toda la zona que lo redea.




Y va saliendo el sol...🎶🎼


Entramos y salimos de muchas tiendas PRE-CIO- SAS!




Y sin querer queriendo damos con una casa de Cath Kidston que era un bombón.



Bueno y hasta acá que hay que marcharse, siempre será poco el tiempo para estar en semejante ciudad,  pero siempre soñamos con que habrá algún otro viaje para poder volver a ella.
No sé qué te habrán parecido Londres o nuestra manera de mostrártela . Ojalita la hayas disfrutado tanto como nosotros.
Deseo que estés bien.  Muy bien y si no es así te abrazo bien fuerte, para que duela un poquito menos. 
Besotes y buen fin de semana!Para vos y para mí también!
El viaje sigue, el lunes...cambiamos de destino!Te espero!